Soy Gracia De la Maza, muchas ya me conocéis, soy esteticista y creo que, además, mama, psicólogo, paño de lágrimas, etc.

No soy una esteticista al uso, me dedico a lo que más satisfacción personal me da que es a “sanar la piel” y cuidarla, me encanta cuando vienen mis clientas y me dicen que se encuentran la piel mucho mejor o que les dicen que les ven la piel muy bien.

Llevo ya muchos años en este sector y por mis manos han pasado muchas pieles, personas, circunstancias y cada una de ellas me ha transmitido sus vivencias, inquietudes, preocupaciones… Muchas veces ni siquiera relacionado con mi profesión, pero otras muchas veces si y me he dado cuenta que hay mucha desinformación y también mala información.

Disfruto y vivo todo lo relacionado con la estética y la salud, de la piel en particular y para mi sorpresa me he encontrado que hay muchas creencias que no son ciertas o que están bastante desencaminadas.

No quiero decir con ello que la gente esté equivocada y que todo lo que yo opine sea cierto, es lo que me dicta mi intuición y mis años de experiencia. Hay veces que sólo es razonar lo que te están diciendo y ver de qué forma se comporta el cuerpo humano, ya que, aunque hay veces que lo olvidemos, la piel es un órgano como cualquiera de los que tenemos y funciona básicamente de la misma forma.

En cada post os iré contando alguna de estas experiencias y lo que he deducido de ellas, espero que os guste y si tenéis cualquier duda que yo os pueda aclarar, estaré encantada de poder hacerlo.

Gracias por vuestra confianza durante estos años en especial Macarena, Lucia, Muriel, María que casi llevan media vida conmigo. Sílvia, llevaba a mi hija bebé en su Smart. Blanca, fue a la primera que le conté mi idea. Paola, la que me revisa los textos. Carmen, que haría sin ella. Mar, como dice mi hija es la única interesante en mi instagram. Paula, a la que admiro por su valentía, Cata, que sigue confiando a pesar de la irritación preboda. Ana Gusano por su preciosa acuarela. Cristiana por su ayuda cuando la he necesitado. Lara, Laura, Marta. Victoria, que espero conseguirlo, Nerea, Susana. Algunas que hace tiempo que no veo, Montse, Maria, Paula, pero no por ello son menos importantes. Mis dos fíeles Patrícia y Beatriz. El empuje de Tamara y tantas que seguro que me olvido de alguna. Mis ángeles, Marta, Carmen, Rosa. Esa persona especial que siempre está ahí cuando le necesito a pesar de todo. Y como no, mi hija, “que es lo más importante y hoy cumple 18 años”.